¿Se puede hacer vino de madera?
23 abril, 2019 | por Javier Orozco

No recuerdo hace cuántos meses comencé este escrito pero entre que afortunadamente nuestros vinos se están dejando vender, lo que ha dado mucho trabajo, y no había tenido la calma para sentarme a escribir, y que tampoco me sentía con los argumentos necesarios para decir algo al respecto pues lo había dejado a medias hasta ahora que lo volví a empezar de cero.

 

¿Qué quiero decir con vino de madera? ¿Que enormes cantidades de hectáreas de bosque son taladas para ser puestas a fermentar y después sacar un vino con sospechosas notas a barrica? No, no, no, nada de eso, madera es uno de los nombres que aparece en las etiquetas del vino de Madeira, una de las denominaciones de origen vinícolas que tiene Portugal y que es producido en ese lugar, el archipiélago de las islas Madeira que pertenece a ese país. 

Resulta que hoy en la noche voy a dar un pequeña plática de eso y, pues bueno, al tenerme que preparar porque me voy a enfrentar a un grupo conocedor e interesado en el tema, pues no me queda otra que hacer la tarea. De una vez aprovecho para reactivar este blog y contarles del madeira, no de la plática.

 

Madeira Henriques & Henriquez, en sus tres etiquetas. Disponibles en SVW.

 

En datos y fechas históricas no me voy a meter mucho porque como a mí en general me aburren, creo que a los demás también y bueno, pues si no es así, ahí está Wikipedia que no se raja. Resulta que las islas Madeira están localizadas en medio del océano Atlántico y fueron encontradas por los europeos en épocas similares al continente americano y con ellos llegaron, entre otras cosas, el cultivo del trigo, la caña y la uva. Estar en ese lugar es un fenómeno muy singular ya que a pesar de pertenecer a Europa por el hecho de ser de Portugal, se percibe un ambiente mucho más afro o caribeño, muy distinto al del Viejo Continente. No es de extrañarse que justamente ahí podamos también encontrar ron agrícola, otro de los viejos conocidos de este blog

Como les decía, para quien quiera saber más, es una historia interesante y que vale la pena conocer. Tiene que ver, como siempre en estos casos con el mercado inglés, su fuerte presencia en Estados Unidos antes de su independencia, en la que incluso se brindó con madeira por su primer presidente George Washington. Otros datos curiosos son su crecimiento debido al  imperio ruso, y  su estabilidad y desarrollo con la entrada de Portugal a la Unión Europa en 1986.

 

Por último, me gustaría añadir que no se trata de un vino con fermentación tradicional como los conocemos generalmente. Entra en el mundo de los fortificados, mencionado en los oportos de la entrada “Duero Douro”, y pienso que puede ser un buen tema para entrada futura. Es importante hacer mención en esta ocasión al estufagem, un proceso de calentamiento especial que evoca el que sufría en épocas en que los navegantes portugueses cargaban madeira en sus barcos y regresaban con un mucho mejor y más elegante producto debido a un sobrecalentamiento durante los viajes.

Bueno, pues ojalá se den la oportunidad de conocerlo y probarlo, de preferencia Henriques & Henriques que es la marca que importamos nosotros y si no es esa, no importa, ya con que lo prueben me doy por bien servido.