Las otras intervenciones
3 diciembre, 2018 | por Javier Orozco

Desde que empezamos en este mundo hemos escuchado y leído al respecto, con el paso de los años ha ido creciendo y en nuestros días ya es prácticamente imposible que no salga al tema en las diferentes pláticas, me refiero a los vinos con intervenciones distintas a las tradicionales y que son una puerta única y aparte dentro del infinito universo del vino.   

Términos y palabras como biodinámico, natural, orgánico, filosofía, sustentabilidad, intervenciones mínimas, comercio justo, vegano, naranja, respeto y muchos otros aparecen cada vez más seguido en las charlas enológicas. Pero ¿de qué se trata todo esto? Pues de todo un movimiento respecto a tener el mínimo de intervención posible en la producción de vino tanto en el campo como en la bodega. Ojo, como bien sabrán, esto no se detiene solamente en el mundo enológico, también está en muchos otros como en el del café y la alimentación.

 

Flor del Montsant, primera etiqueta de vino con intervenciones menores en la línea de SVW.

 

A partir de aquí les puedo decir que a pesar de no ser ninguna novedad, en mi caso sí hay que afirmar que la ignorancia es bastante y, al igual que con los vinos con procesos más tradicionales, es demasiado lo que hay que aprender, conocer y, más que nada, probar.

Afortunadamente, en el último punto que mencioné, probar, en últimas semanas ha habido algo de avance con respecto al conocimiento previo. Debido a proyectos en que hemos sido invitados a participar, o al menos a opinar, en este último mes se han probado más vinos con esas condiciones que en toda la historia previa de importador y consumidor. Les comparto, pues,  mis conclusiones al día de hoy:

  • Son vinos sin medias tintas, como el América, o los amas o los odias. A la fecha yo no conozco a nadie que me diga que más o menos le gustan. Justo ayer estuve presente en un debate no planeado al respecto, tipo “rudos y técnicos”,  y sí da mucha risa lo polarizadas que están las opiniones.
  • Los precios accesibles… “buscarlos en otra canción”.
  • A mí, en particular, sí me gustan mucho,  entendiéndolos como productos con difícil venta y comprendiendo por qué  tienen tantos detractores.
  • Definitivamente los vamos a ir viendo cada vez más.
  • Hoy por hoy los hacen en todos los países productores de vino, incluido México,  los podemos encontrar tintos, blancos y rosados, en este caso también naranjas.
  • Nosotros, en SVW, por el momento tenemos una sola etiqueta y ya están contempladas otras tres para el 2019.
  • La recomendación:  la misma que he hecho con otros vinos, como  el rosado: no se cansen de probar y construyan su propio criterio.  ¡¡¡Salud y hasta la próxima!!!