¿El vino es verde?
13 abril, 2018 | por Javier Orozco

 

El pasado diciembre nos llegó a almacén fiscal la primera importación de Vinho Verde en todos estos años de estar importando y colaborando con vinos portugueses. Me había rehusado a hacerlo por dos cosas principales: la primera es que no había encontrado un nombre y/o una etiqueta que considerara adecuada (más que nada que me gustara a mí) y la segunda, un poco o un mucho para maquillar la primera, es que me daba miedo que con el trayecto el vino perdiera esa acidez y frescura que lo caracterizan, y como lógicamente esto segundo no ha pasado pues el producto está entrando al mercado con buenos resultados.

 

Desde que llegó a puerto, tanto gente relacionada al tema aduanal, al fiscal y algunos clientes me han preguntado, un poco tratando de ver en dónde encasillar el producto o qué tratamiento darle, si el vino es verde, pregunta que para nada les puedo tomar a mal ya que el primero que hasta hace demasiado pocos años lo creía era yo. A ver, ojo, nunca pensé que fuera del color de la ola de Cuyutlan, Hulk, Los Esmeraldas de Leon o el héroe Linterna Verde, pero sí pensaba que siendo un blanco, muchas de sus tonalidades estarían en los distintos rangos verdosos como algunos blancos de Burdeos. Mucho menos me imaginaba que Vinho Verde, mencionado en la querida “María La Portuguesa”, también es una denominación de origen en la que también hay rosados y tintos. De hecho, después de los oportos, este es el segundo vino de exportación de Portugal.

 

Vinho Verde «Escapada», de la bodega portuguesa Casa Santos Lima. Socia comercial de SVW. Aquí, en nuestro Espacio de Cata.

 

Fue en febrero de 2013 que llegué a Aveleda, importante casa productora en esa zona y afortunadamente alguien más preguntó exactamente a qué se refieren con Vinho Verde. Obtuvo como respuesta una solicitud de que volteara a ver todo lo que le rodeaba y efectivamente, ahí estaba: todo era verde. Al ser un clima atlántico extremadamente lluvioso, como su vecina Galicia y su pariente Irlanda, los viñedos y campos siempre están verdes, las rocas cubiertas de musgo y todo el entorno es así, verde. Entonces ahí tenemos la respuesta a la gran incógnita con respecto al nombre de este vino. Como dato adicional puedo decir que en esa visita en la que ya se veían muchos nubarrones en el horizonte, conocí una raza de perro local y que estéticamente se ha convertido en una de mis favoritas: el Raffeiro Alentejano.

 

Otra pregunta que me formulan con frecuencia es de qué uva está hecho el Vinho Verde, pues resulta que conservando la esencia de la viticultura portuguesa, estos vinos están hechos en base a mezclas. En este caso, las estrellas son las mismas que en las Rias Baixas en la vecina Galicia, Albariño, Treixadura y Loureiro, teniendo además algunas incorporaciones de las portuguesas Arinto y Avesso.

Pues… No sé, sin haber sido una explicación muy técnica, imagino que esto puede ayudar a tener más aclarado el panorama de estos vinos y partir de buenas bases para aquel que quiera profundizar en el tema y qué mejor que disfrutarlo ahora que los calores apenas comienzan. ¡¡¡¡Salud!!!!

Empezamos por apuesta y seguimos por honor.